Taller de Filosofía – ¿Dónde está el tiempo? II: el Yo como deconstrucción de sí mismo.

Raúl Farco, "Cabeza"

Parece que hoy el tiempo ha invertido su dirección y hemos tenido que volver atrás, pues un participante confiesa no entender qué se quiere decir con eso de que “yo soy el tiempo”. El profesor ha reconocido sufrir un problema parecido, pero ha apreciado esta incerteza (compartida, por otro lado, por el resto de participantes) como una comprensión del carácter radical de la pregunta formulada por Heidegger. Creo que hoy hemos experimentado hasta qué punto lo que hace filosófica una pregunta es no poder encontrarle respuesta, sin poder tampoco, por ello, dejar de ser preguntada. Quizás la experiencia del tiempo sea este preguntar por él. La excepcional lucidez de la pregunta de Heidegger: “¿Soy yo el tiempo?” radica en que en ella se unen dos interrogantes radicales.

De modo que, sabedores de que nuestros intentos estaban condenados al fracaso, nos hemos abocado a responder a la pregunta. Este esfuerzo nos ha llevado a pasear muy lejos de Heidegger: hemos esbozado una teología negativa del espacio que permitiera aprehender su esencia temporal reduciéndolo a una sola dimensión; trasladado esta teología negativa al propio sujeto, lo que ha recordado a un participante la conferencia de Freud sobre “La descomposición de la personalidad psíquica”. Nos hemos preguntado, en fin, si habérselas con uno mismo (incluso en el sentido heideggeriano de la cura) no será, en el fondo, aprender a habérselas sin uno mismo. “Emancipación del Yo”. ¿Qué querrá decir esto? ¿Liberar al yo de sus  circunstancias, o liberarse precisamente del yo?.

Anuncios