Taller de Filosofía: Sujeto, sujeto trascendental, instituciones.

Después de dedicar algunas sesiones a estudiar la lógica de Kant en comparación con la lógica moderna, hoy hemos intentado dibujar una panorámica sobre lo que para Kant es el conocimiento en general: en qué medida es receptivo, en qué medida es productivo, y qué alcance podemos dar a esa “misteriosa” capacidad humana que es la imaginación.

Todo esto nos ha llevado también a reflexionar acerca del sujeto de ese conocimiento. ¿Es cada uno de nosotros? ¿En qué medida soy yo el que conoce si lo hago según conceptos y categorías compartidos?

Toda esta reflexión nos ha llevado hasta un asunto inesperado, pero que podrá dar mucho juego también cuando abordemos la perspectiva práctica: la cuestión de las instituciones. Actualmente, parece que toda nuestra vida se desarrolla en el marco de instituciones: académicas, empresariales, intelectuales… ¿qué importancia tiene esto? ¿puedo ser sujeto al margen de una institución?

En un intento de hallar algunas respuestas, hemos improvisado una pequeña “historia” de las instituciones. Tal como las conocemos ahora, propiamente los antiguos griegos, por ejemplo, no tenían. La primera institución con normas expresas, fines, normas de admisión, jerarquía, etc. parece ser… la Iglesia católica!

Este hecho debe invitarnos a reflexionar, porque sospecho que la historia de la subjetividad es paralela a esta historia de las instituciones.

Anuncios