El Egoísmo. Reseña del Café Filosófico Filomanía (Mayo 2012, FNAC L’Illa Diagonal)

El egoísmo ha centrado la discusión que hoy han organizado, como cada segundo jueves de mes, Filomania y el Centre Trinitat en la FNAC de L’Illa Diagonal.

El coordinador suele ser ese pesado que intenta volver la atención de los participantes sobre los conceptos mismos y su sentido. Pero hoy no ha hecho falta. De manera espontánea ha surgido la cuestión acerca de por qué sobreentendemos que “egoísta” tiene un sentido negativo. Así que, sin obviar éste, hemos dedicado sin embargo más tiempo a indagar qué valor tiene, qué aportaciones positivas nos puede reportar el egoísmo. A nosotros mismos, pero también a los demás. Porque parece que, como mínimo, ha habido acuerdo en torno al hecho de que el egoísmo no constituye una condición suficiente, pero sí necesaria para poder relacionarnos con quienes nos  rodean. Si no me ocupo de mí, de mis fines, de mi bienestar, no puedo hacer lo propio con los de los demás. Si no me ayudo, no puedo ayudar. En este sentido, hemos dedicado una buena parte del diálogo a discutir casos concretos en los que se nos puede presentar el dilema acerca de cuándo priorizarnos a nosotros o a aquellos a los que queremos, para constatar el pequeño, o gran drama que representa el hecho de que no todo está en nuestras manos. Pero si hay algo que nos es relativamente cercano y sobre lo que nos es más legitimo intervenir, somo en cada caso nosotros mismos.

Este jueves que viene nos volvemos a encontrar para hablar de un tema tan espinoso como es el del amor.

Anuncios