La metáfora perversa (Taller de Filosofía)

Llegadas las vacaciones, Nietzsche (Sobre verdad y mentira en sentido extramoral) nos brindó el sábado la oportunidad de dedicar la última clase del Taller de Filosofía a la metáfora: el arte, la religión, la ciencia… todo conocimiento es metáfora, porque sólo la metáfora puede captar el devenir como devenir. Lo otro, confundirla con el ser, con la verdad, es tomar el signo por el significado. Es, en cierta manera, la perversión de la metáfora, que al devolverla al reino de la verdad la hace, ya no extramoral, sino inmoral: cuando se vuelve incapaz de cuestionarse a cada paso a sí mismo, todo saber deja de ser metáfora productiva para convertirse en una caricatura letal: porque mata la renovación, el movimiento, la vida. Las metáforas son un mundo, pero no son el mundo.

Anuncios