Espejito, Espejito

Programa emitido en Rico al  Cuadrado

A pesar de las evidencias, el gobierno decide que nuestro espejo no es Chipre· Pero los espejos que no nos gustan son los que nos devuelven la verdad

derf.com.ar_543223_1932013_chipreUna crisis económica es fundamentalmente una crisis de identidad. Por eso España anda a la búsqueda de un espejo que le devuelva una imagen en la que reconocer, no lo que es ni lo que ha sido, porque no le gusta, sino lo que quiere ser de mayor.

Con ocasión de las elecciones italianas ya destaqué cómo su cobertura en nuestros medios tenía más que ver con nuestros miedos y esperanzas en relación a un posible cambio político en nuestro país, que con un genuino interés por el país vecino, del que siempre hemos envidiado su mayor capacidad de integrarse en Europa y en el mundo a pesar de compartir con el nuestro muchos de los vicios que nos han llevado a donde estamos.

Pero esta búsqueda venía de antes. Primero habíamos decidido que queríamos importar de Finlandia el sistema educativo, y de Alemania la competitividad laboral. Esto, claro, acabó cuando el espejito alemán nos dijo que éramos demasiado feos y que teníamos que pasar por el quirófano si queríamos seguir compartiendo espacio. Después unos cuantos quisimos ver en Islandia la posibilidad de decirle que no al gobierno de las multinacionales financieras, pero los medios, o el miedo, decidieron que un país tan pequeñito tenía nada que enseñarnos.

Chipre, aunque menos, también es pequeño. Y los medios, o el miedo, vuelven a decidir por nosotros que el robo de que es víctima su población no tiene que ver con nosotros, porque lo que ocurre es que Chipre, dicen, es un paraíso fiscal y España no, en Chipre el sistema financiero está sobredimensionado en relación a su PIB y en España no, en Chipre los bancos viven del blanqueo de capitales rusos y en España no.

Porque en España lo único que ocurre es que los bancos han invertido su (nuestro) dinero en el extranjero, y en el país sólo poseen pisos. Y que esos pisos subieron de precio porque se pagaban en buena parte en dinero negro, que no pagaba impuestos, y buena parte de ese dinero negro procedía de la mafia Rusa que lo blanqueaba así.
Pero España nunca ha sido un paraíso fiscal, así que medidas como las de Chipre aquí son impensables.

Henrik Hdez.-Villaescusa Hirsch
http://www.filosofiapractica.com

Anuncios