Doris Lessing: The four gated city

Termino The four gated city, la extraordinaria descripción que Doris Lessing hace de la evolución de Londres desde la posguerra mundial hasta 1969, año de publicación de la novela … pero con sorpresa final en forma de anticipo en clave de ciencia ficción de lo que acaecerá a nuestro mundo hasta 1997.

La perspectiva que adopta la narradora es fundamentalmente la de Martha, protagonista también de los 4 volúmenes previos de Children of Violence, en los que narra su vida The Four Gated City (Children of Violence)como miembro de la minoría blanca dominante en una colonia europea indeterminada en África. En este último volumen, Martha, ahora una divorciada de mediana edad, emigra a Londres sin decirnos en busca de que, y allí se integra en una familia pudiente y bien relacionada en círculos artísticos y políticos de los dos bandos dominantes que le otorga una perspectiva privilegiada y segura. Desde ahí verá la ciudad crecer desde la miseria y la ruina inmediatamente posterior a los bombardeos hasta la fiebre inmobiliaria de los años 60, que hoy sabemos que solo era el inicio de un crecimiento tumoral todavía sin detener. También seguiremos la utopía socialista que mueve a los laboristas de familia bien y su desesperación ante la dificultad de llegar al poder y ante la transformación pragmática del partido una vez en él. Ese ambiente queda perfectamente retratado en su percepción del ambiente dominante en las reuniones laboristas:

Oh how charming everything was! How urbane! How tolerant! What enchanting clothes people wore! What good cooks we were, what food we ate! How delightful that in any room were bound to be half a dozen black or coloured people, exactly the same as ourselves, and half a dozen working-class people, all as talented and as progressive, everyone effortlessly harmonious … which fact in itself seemed to proclaim the truth that soon, when the Labour Party got in, anybody at all, from Land’s End to John O’Groats, man, woman, Negro or docker, would have all the benefits of society that previously were associated with somebody like Mark Coldridge or like Graham Patten.

Pero no hay una crítica al alejamiento con respecto al “pueblo”, porque el “pueblo” es una construcción política de la que solo cabe esperar lo peor:

The fact is, anybody who has been tempered at all by the politics of the last fifty years is in a state of mortal funk because of ‘the people’ and what they (we) are capable of. The history of the twentieth century as far as we’ve got with it is of sudden eruptions of violent mass feeling, like red hot lava, that destroy everything in its path-First World War, fascism, communism. Second World War. There isn’t an administrator or politician anywhere that isn’t playing whatever hand he holds with one terrified eye always on the next emanation from ‘the people’ – yet he appears to hide it even from himself.

Es en este contexto que Lynda, la enferma mental de la familia, se revela poco a poco como una visionaria con una fructífera capacidad de introspección. Tras una discusión política, se da cuenta de que las opiniones, en el fondo, son solo el disfraz accidental de una fuerza espiritual mucho más profunda:

You can watch a thought in your head,’ said Lynda. ‘You see the impulse that starts it. Then the thought trickles across your mind, strongly or weakly according to the strength of the first impulse. But the impulse needn’t necessarily have bred that particular thought. Perhaps it could have bred another thought.’

Por eso el brutal instinto de conservación de nuestra sociedad la hace incapaz de mirar más allá de sí misma y, por tanto, de conocerse, destruyendo cualquier opinión:

… society’s never having been more shrilly self-conscious than it is now, it is an organism which above all is unable to think, whose essential characteristic is the inability to diagnose its own condition. It is like one of those sea creatures who have tentacles or arms equipped with numbing poisons: anything new, whether hostile or helpful, must be stunned into immobility or at least wrapped around with poison or a cloud of distorting colour.

Martha no pertenece a estos círculos sociales, su especial atalaya consiste en el empleo/relación que la liga a una influyente familia. Esta ambigüedad le permite estar presente a la vez en dos mundos que para los demás parecen mutuamente excluyentes: la sociedad y la familia. Si de las interioridades de la primera comparte con el lector su inapreciable conocimiento de primera mano, sus responsabilidades con respecto a la otra, y con respecto a sí misma y su siempre incierto proyecto vital la llevan a desarrollar numerosas reflexiones de gran valor. Por ejemplo, cuando ya hemos deducido que ha desterrado de su vida un nuevo proyecto matrimonial, nos explica por qué tal proyecto le parece insensato:

When you get to the point when a man is a sort of thing for keeping you quiet-do you know what I mean? You know, you’re in a bad mood, you just want to scream and throw cups, then you think, oh for God’s sake, why doesn’t he sleep with me and shut me up … Well, what I think is, it’s the end. I mean, who needs it?’

Well, quite so, when a woman has reached that point when she allies part of herself with the man who will feed that poor craving bitch in every woman, then enough, it’s time to move on.

When it’s a question of survival, sex the uncontrollable can be controlled. And therefore had Martha joined that band of women who have affairs because men have ceased to be explorations into unknown possibilities.

Más adelante insiste en que es la diferencia, la incompatibilidad, y no la similitud el cemento del enamoramiento:

Certain beliefs united them. One was that they were all absolutely unlike each other, since they came from various classes and one or two countries. This meant that they met with that curiosity held in check by well-exercised aggression that is the first requisite for falling in love.

Acerca de cómo el cuidado de los adolescentes revive la propia juventud:

How very extraordinary it was, this being middle-aged, being the person who ran and managed and kept going … it was as if more than ever one was forced back into that place in oneself where one watched; whereas, all around the silent watcher were a series of defences, or subsidiary creatures, on guard, always working, engaged with-and this was the point-earlier versions of oneself, for being with the young meant all the time reviving in oneself that scene, that mood, that state of being, since they never said anything one hadn’t said oneself, or been oneself.

La distopía final, leída hoy, supone un bajón en la enorme calidad del resto de la novela. Sí resulta en cambio sorprendentemente actual un agudo diagnóstico incluido como sin querer, de la trascendencia de la invasión de nuestros hogares por la televisión. Recordemos, en 1969:

For it was on television that had been created a continuous commentary or mirror of ‘real’ life. To switch on the set when the day’s viewing started, with one’s mind slightly turned down, or in a bit of a fever, or very tired, and to watch, steadily, through the hours, as little figures, diminished people, dressed up like cowboys or like bus drivers or like Victorians, with this or that accent, in this or that setting, sometimes a hospital, sometimes an office or an aircraft, sometimes ‘real’ or sometimes imaginary (that is to say, the product of somebody’s, or some team’s imagination), it was exactly like what could be seen when one turned one’s vision outwards again towards life: it was as if an extreme of variety had created a sameness, a nothingness, as if humanity had said ‘yes’ to becoming a meaningless flicker of people dressed in varying kinds of clothes to kill each other (‘real’ and ‘imaginary’) or play various kinds of sport, or discuss art, love, sex, ethics (in ‘play’ or in ‘life’). For after an hour or so, it was impossible to tell the difference between news, plays, reality, imagination, truth, falsehood. If someone—from a year’s exile in a place without television, let alone a visitor from Mars, had dropped in for an evening’s ‘viewing’ then he might well have believed that this steady stream of little pictures, all so consistent in tone or feel, were part of some continuous single programme written or at least ‘devised’ by some boss director who had arranged, to break monotony, slight variations in costume, or setting (office, park, ballet, school, aircraft, war), and with a limited team of actors-for the same people had to play dozens of different roles.

 

Anuncios

Callada maldición

El pasado jueves 2 de febrero se celebró en la ex prisión Modelo de Barcelona una jornada sobre la transmisión intergeneracional de los conflictos traumáticos. Toda una enmienda a la totalidad de la tesis del “pelillos a la mar” practicado en nuestro país.

Múltiples autores han documentado cómo el trauma se transmite, precisamente cuando se calla, a lo largo de hasta tres generaciones, enquistándose cada vez más en el inconsciente y provocando, por lo tanto, patologías de alcance cada vez más amplio. ¿Puede señalarse un enlace directo entre, por ejemplo, las depresiones recurrentes de una mujer de mediana edad, y los padecimientos de su abuelo exiliado, aunque no sepa de ellos, o precisamente porque no sabe de ellos? ¿Cómo afectan esos silencios compartidos a las relaciones familiares?

Diversos testimonios aportaron experiencias personales relacionadas con la tortura, el exilio o la migración. Pero la jornada se abrió con una intervención de lujo: la de la psicoanalista e investigadora sueca Suzanne Kaplan, colaboradora del Shoah Foundation Institute for Visual History and Education.

Todos recordamos La lista de Schindler de Steven Spilberg. Sabemos que el mundo cinematográfico no la consideró una producción destacable, y que tampoco los historiadores mostraron entusiasmo por las concesiones que hacía el film a una narrativa maniquea y digerible; y también que, a pesar de todo ello, contribuyó a abrir los ojos de una generación, hasta entonces miope, al horror del holocausto. Pero lo que ya no se sabía tanto es que la producción constituyó la posibilidad de financiar el proyecto más ambicioso de recogida y estudio de testimonios todavía vivos de la shoah. Se registraron cientos de entrevistas, hoy disponibles en la red, y se facilitó la constitución de programas de investigación. Ese es el marco en que la doctora Kaplan ha podido desarrollar su trabajo científico.

En España tenemos prácticamente por empezar un trabajo que en llevan décadas enfrentando en Europa. Nuestas iniciativas en torno a la memoria histórica todavía se desarrollan en la dialéctica del ajuste de cuentas. Y mientras, educar sigue significando pasar a la próxima generación la patata callada de un pasado que no fue nuestro, pero con el que tuvimos que cargar. No solo les dejaremos mierda química y radiactiva, sino tambiën psicológica.

Pero si miramos más allá de nuestra provincia, veremos signos de esperanza. La Shoah foundation no se queda en el pasado, sino que ha extendido su trabajo a otros holocaustos modernos, como el que tuvo lugar en el Congo en los años 90. Hace años que en Europa se han organizado encuentros entre supervivientes de los campos de concentración, y antiguos oficiales nazis arrepentidos. En Israel, entre víctimas y verdugos procedentes de ambos lados del muro que la separa de Palestina. En España han habido recientemente encuentros entre antiguos terroristas de ETA y sus víctimas.

Solo la memoria hace posible el perdón. Y solo el perdón hace posible la memoria, y un presente sano. Ahora que en España recelamos tanto de la Transición, también hay que reflexionar bien cuál ha de ser la alternativa. Su carencia esencial no reside tanto en no haber ajusticiado a los verdugos como en haber apostado por un perdón desmemoriado. Ahora empezamos a constatar qué capacidad de trastornar la mente de los jóvenes de hoy tiene todavía el silencio de sus padres y de sus abuelos. Así que no debería extrañarnos que haga lo mismo con nuestra capacidad misma de convivir.

Naturalmente, se va uno de estos eventos siempre con una incompleta lista de deseos bibliográficos:

El libro, muy recomendable, que me abrió las puertas del tema, recordándome algunas entrevistas que había leído tiempo atrás en la prensa, (ver más abajo).

Jennifer Teege, Nikola Sellmair: Amon. Mein Großvater hätte mich erschossen, Rowohlt

Algunas investigaciones psicoanalíticas:

Kaplan, Suzanne: Niños víctimas de genocidio (Rev. Psicoanálisis, n.3, 2007, pp.699-730)

Kogan, Ilany: Der stumme Schrei der Kinder: die Zweite Generation der Holocaust-Opfer, Haland@Wirth, 1995

Tisseron, Serge: Tintin chez le psychanalyste, Paris, Aubier, 1985.

Este autor se ha entregado a una exploración sociológica de la transmisión del rencor y la posibilidad de la reconciliación:

Bar-On, Dan: Legacy of Silence: Encounters with Children of the Third Reich. Cambridge, Massachusetts and London, England: Harvard University Press 1989. ISBN 0-674-52185-4.

  • Fear and Hope: Three Generations of the Holocaust. Cambridge, Massachusetts and London, England: Harvard University Press 1995. ISBN978-0674295223.
  • The Indescribable and the Undiscussable: Reconstructing Human Discourse after Trauma. Budapest: Central European University Press 1998. ISBN9789639116337.
  • (with Julia Chaitin) Parenthood and the Holocaust. Jerusalem: Yad Vashem 2000. ISBN965-308-133-0.
  • (Editor) Bridging the Gap: Story Telling as a Way to Work through Political and Collective Hostilities. Hamburg: Edition Körber-Stiftung 2000. ISBN3-89684-030-4.
  • Tell Your Life Story: Creating Dialogue among Jews and Germans, Israelis and Palestinians.Budapest: Central European University Press 2006. ISBN 978-963-7326-70-7.

Vamik Volkan The Third Reich in the Unconscious. Transgenerational Transmission and its Consequences, Brunner-Routledge (2002)

  • A Nazi Legacy: Depositing, Transgenerational Transmission, Dissociation, and Remembering Through Action, Routledge, 2015
Recopilación y análisis de testimonios de hijos y nietos, de deportados y de nazis:
Rosenthal, Gabriele: Der Holocaust im Leben von drei Generationen, Psychosozial-Verlag (2016)
Sichrovsky, Peter: Die Kinder Abrahams. Israels junge Generation, Kiepenheuer & Witsch (1990)
  • Wir wissen nicht was morgen wird, wir wissen wohl was gestern war: Junge Juden in Deutschland und Österreich, Kiepenheuer & Witsch (1985)

(Curioso personaje, por cierto, Peter Sichrovsky: judío e ideólogo del PFÖ, el partido austríaco de la ultraderecha: su tesis central es que el giro a la izquierda de Europa en el 68 se debe a un sentimiento de culpa de los hijos de los nazis, que ahora hay que superar).

Y algo de bibliografía local:
Valverde, Clara: Desenterrar las palabras : transmisión generacional del trauma de la violencia política del siglo XX en el Estado español, Icària 2014

Y para que se vea que algunas voces sí rompen el silencio, ahí van algunas algunas entrevistas y artículos:

http://www.eldiario.es/sociedad/transmision-generacional-violencia-politica-Espana_0_274373476.html

DUELO TRANSGENERACIONAL Y OTROS EFECTOS EMOCIONALES TRAS LA GUERRA CIVIL

http://ahaztuak1936-1977.blogspot.com.es/2012/11/yaacov-naor-terapeuta-en-psicodrama-no.html

jornada memoria historica

 

Els treballs i els dies. Què faig amb la filosofia.

10422157_455390644616962_1707217922783500031_n

Es durà a terme una introducció a les diferents modalitats d’intervenció social, educativa i terapèutica en que la filosofia pot aportar una perspectiva pròpia.

També es compartirà la seva experiència personal, així com la de d’altres membres de l’AFPC, i convidarà els assistents a mantenir un diàleg sobre els aspectes relacionats.

Cannabis, Alcohol, Oriente, Occidente (según Bowles)

portada-cabezas-verdes-manos-azules_grande“…los efectos psicológicos de las dos sustancias son diametralmente opuestos. El alcohol desdibuja la personalidad y suprime las inhibiciones. El bebedor siente, al menos de modo transitorio, una sensación de participación. El kif no elimina nin­guna inhibición, antes al contrario, las refuerza, sumerge al individuo aún más en los recovecos del aislamiento personal sumiéndole en un estado de contemplación e inactividad. Cabe suponer que existe una estrecha relación entre la cultura de una sociedad determinada y los medios que utilizan sus ciudadanos para lograr estados de relajamiento o de euforia. El judaismo y el cristianismo han utili­zado siempre el alcohol; el islam, el hashish. El primero tiene efectos dinámicos, el segundo estáti­cos. Si un país desea occidentalizarse —por equi­vocado que esté—, lo primero que tiene que hacer es abandonar el hashish. Lo demás vendrá, más o menos, como resultado de lo anterior. A la inversa, si en un país occidental un sector entero de la población, para manifestar su protesta (como ha sucedido en los Estados Unidos), desea aislarse de una manera radical de la sociedad que le circunda, el método más rápido y más seguro es sustituir el alcohol por el cannabis.”

Paul Bowles, Cabezas verdes, manos azules, Alfaguara (pág. 92)

El coneixement d’un mateix

Dissabte, 1 de febrer de 2014 a l’Hospital Sant Joan de Déu

Avui dia concedim gran valor a l’autoconeixement. Ha estat sempre així? Quines diferents concepcions sobre el Jo han prevalgut al llarg de la Història? Però no hem volgut conformar-nos amb una consideració històrica, la nostra finalitat és més aviat pràctica: quin valor té l’autoconeixement per la salut? Quins perills amaga fer-ne l’objectiu? L’autoconeixement pot ser una valuosa eina terapèutica, però també constituir-se en obstacle.

En aquest enlláç podeu descarregar el text elaborat a partir de la xerrada impartida als voluntaris de l’HSJD.

 

¿Una primavera catalana?

Audio y artículo de la colaboración en Rico al Cuadrado,

revolucion-francesa-7008La cadena humana que el miércoles pasado tuvo lugar en Cataluña en defensa de su independencia política constituye, sin lugar a dudas, un acontecimiento histórico. No sólo porque figurará en los libros, sino precisamente porque basta repasar las iniciativas populares que esos libros destacan para constatar que lo que otorga el poder a quien lo detenta es el indominable deseo de alcanzar una meta, mientras que lo que permite reunir a una gran cantidad de individuos en una masa es precisamente la renuncia a su deseo individual. Es decir, un no querer. Por eso, generalmente, los grandes colectivos no se movilizan por algo, sino en contra. A diferencia del líder, cuyos rechazos se rigen por un proyecto para cuya realización hay que eliminar todo obstáculo, cuando la masa no quiere esto o aquello, no deriva este rechazo de algo que sí quiere (pues cada uno ha renunciado a ello en beneficio de la acción común), sino que es un no querer sin más, un mero rechazo.  Que este no querer sin deseo sea condición de la acción colectiva se desprende que su condición es la de que el no querer de la masa tenga que acabar por transformarse en una renuncia final a saber lo que se quiere. Movilizarse contra deja entonces de ser una opción estratégica para convertirse en la única posibilidad.

Que no quieren seguir formando parte de una España económica y moralmente derrumbada, eso lo saben cada vez más ciudadanos en Cataluña. Qué forma de participación de los ciudadanos en la gestión del hipotético nuevo estado catalán podría evitar que resultara ser una mera copia del que se abandona, eso, por ahora, no parece planteárselo demasiada gente: los líderes, porque aspiran precisamente a eso, a que nada cambie menos quién se reparte el botín. La masa, porque eso ya exige querer, desear, pensar, posicionarse, crear algo nuevo, estar en desacuerdo, no ser masa y tener menos fuerza.

Y aquí se encuentra la clave de ese mecanismo de uso inmemorial. El líder no es un individuo reflexivo, sino esencialmente activo, movido por un deseo que no pone en cuestión. Posee, pues, gran energía, pero carece por sí mismo de la fuerza necesaria para imponer sus objetivos a los demás. Esa fuerza sólo puede obtenerla de la masa, pero ésta, a diferencia del individuo, solo resulta fuerte precisamente cuando actúa sin deseo. La masa sólo puede destruir para ofrecer el solar y los escombros con los que hará real el sueño del líder. Y su perplejidad ante lo así conseguido, la certeza de que el resultado de su empuje colectivo ha sido tan contrario a sus intereses (intereses que sólo aparecen precisamente cuando son contrariados por el nuevo régimen) le confirma la inutilidad de todo esfuerzo y garantiza su docilidad ante un estado de cosas que ha cambiado, pero no mejorado.

El ejemplo más moderno de ello lo tenemos en las llamadas “Primaveras árabes”, de entre las cuales el caso más actual y dramático es, sin duda, el sirio. ¿No se han apropiado de la Revolución fuerzas bien distintas a aquellas que la iniciaron? Pero la propia Cataluña escoge, como fecha simbólica, el 11 de septiembre de 1714, día de la trágica entrada de las tropas borbónicas en Barcelona. ¿Por qué causa ofrecieron su vida los barceloneses durante meses de resistencia al sitio?  Digámoslo: por un rey (Carlos III –de los Austria-) que desconocía tanto el castellano como el catalán, así como por un fuero que defendía los derechos de una incipiente burguesía (que, por cierto, se hizo borbónica cuando Inglaterra se retiró de la guerra, como después en la Guerra Civil) y los de la rancia nobleza aragonesa que se resistía a renunciar, como había hecho la castellana, a disponer incluso de la vida de un campesinado al que mantenía en condiciones de esclavitud.

¿Tiene que repetirse la Historia? Por supuesto que no. Pero toda esa fuerza pacífica desplegada sólo para decir que no se quiere ser español puede fácilmente (si no lo está haciendo ya) caer en muy malas manos. Es necesario que esa fuerza sepa, además, que no quiere tampoco una democracia representativa, sin separación de poderes, tutelada por la banca y con los servicios públicos en venta, es decir, un calco del fruto de la transición continuista que por algo ponen como ejemplo en EEUU. Que su no querer ser español puede ser también un querer un estado con participación real de los ciudadanos en las instituciones, con una justicia independiente, medios de comunicación independientes y un Estado propiedad de todos. Que ser catalán o español sea lo de menos o, al menos, que ser catalán no sea no ser español, sino demócrata y solidario. Que las revoluciones dejen de serlo de las masas y por los pueblos para serlo de y por los ciudadanos.

Y en la tele no sale nadie que esté por la labor.