ADICCIONES

Tabaco, juego, trabajo, sexo… cada vez todo parece más posible objeto de adicción. Decenas de terapias se ofrecen para modificar nuestra conducta al respecto, pero… ¿por qué cuesta tanto?

La repetición nos hace sentir seguros. Reunir, por tanto, la fuerza de voluntad suficiente como para superar una adicción, muchas veces nos deja indefensos ante otra. ¿De qué nos quiere defender esa adicción? Hay un trabajo que se puede hacer, pero no es el de modificar la conducta, sino el de cultivar el valor de enfrentarse a las incertezas de las que esas adicciones nos quieren hacer apartar la mirada. La adicción, en definitiva, es otro síntoma de la angustia.

¿Quieres saber más? Pincha en este enlace para leer o escuchar más sobre la ansiedad y la angustia.
Anuncios