HIJOS Y EDUCACIÓN

Antiguamente los niños no eran considerados personas hasta superados los tres años. Después, entre los siete y los diez, o comenzaban a trabajar o se confiaba su educación a la escuela. El lapso en el que los padres ejercían de tales, pues, era mucho más breve que ahora, y ese ejercicio tenía que ver más con el mantenimiento que con la formación. Ser padre era algo espontáneo, que se hacía “como se había hecho siempre” y ya está.

Hoy, en cambio, los padres se han convertido en educadores y, además, hasta edades mucho más avanzadas de sus hijos. Su labor integra la elección de estudios avanzados y hasta la inserción profesional, por no hablar del ingreso en la vida adulta desde el punto de vista emocional.

Ser “mal padre” hoy, por tanto, es muy fácil, pues lo que se le exige era impensable hace tan solo tres generaciones. Hay que pensar, informarse, leer libros… ¿te sientes culpable por preguntarte si no se te estará pidiendo demasiado?

¿Quieres saber más? Pincha en este enlace para leer o escuchar más sobre la educación y los hijos.

Anuncios